Consejos

¿Cómo jugar squash?

Tenis para squash

El squash es un deporte que se practica indoor, en donde participan dos jugadores como oponentes, quienes deben de golpear una pelota a diferentes grados de velocidad y rebote con una raqueta, teniendo como elemento de rebote una pared. El objetivo del juego es que la pelota golpee en la pared frontal al menos una vez antes de tocar el suelo con ayuda de la destreza que aportarán los tenis para squash.

No es necesario que seas profesional para poder practicar este divertido deporte, de hecho, es muy recomendado por especialistas de la salud debido a que se considera un deporte cardio, lo que promueve el ejercicio intenso y la posibilidad de tener un poco de diversión y actividad física con amigos o familiares. A continuación, te presentamos algunos de los pasos que debes tener en cuenta para poder jugar squash ¡toma nota!

Calentamiento

En el momento previo a que comience un partido o competencia, es necesario que los los jugadores ingresen juntos a la cancha y procedan a realizar algunos estiramientos, así como un calentamiento por al menos cinco minutos. El calentamiento se basa en arrojar la pelota a la pared y que el otro reciba sin puntos, así ambos se adecuan a las condiciones del lugar, así como a las posibles jugadas o tiradas de su rival en turno.

Los servicios

Los servicios se definen como la persona que comienza a servir o sacar la pelota para que el juego de inicio. Se debe elegir el cajón de servicio que se desea, luego se va cambiando de lado según se pierda la tirada. Un buen servicio permite continuar el partido de manera indefinida, por eso es tan importante el hacer un saque efectivo.

Intervalos

Los intervalos van después del calentamiento. Los jugadores cuentan con 90 segundos para comenzar el juego, así que este intervalo también está permitido para cambiar indumentaria que ha sido dañada o hacer cambios de lado.

Raqueta de squash

La raqueta es una de las herramientas esenciales, además de la pelota, para poder practicar el squash. Esta es diferente a la que se utiliza para jugar tenis, tanto en la forma como en el peso. Debes de colocar la mano de tal forma en que los dedos pulgar e índice logren formar una “V”, recuerda no sujetarla con demasiada fuerza porque podrías volverte más propenso a sufrir lesiones.

La pista

Las pistas de juego pueden encontrarse en clubes que estén dedicados especialmente al squash, así como en centros deportivos y gimnasios. Una de las reglas que se deben de tomar en cuenta para ingresar, es contar con tenis para squash que no tengan suelas obscuras pues dejan marcas en el suelo.

Como en cualquier otra disciplina, la práctica es muy importante para poder jugar squash, pues primero se debe de aprender bien a pegarle a la pelota. Al principio, merece un trabajo arduo, pero una vez dominado podrás optar por entrenar con otra persona para dominar las técnicas cuando se esté en un partido, a pesa de que es un deporte que aún no se practica en los Juegos Olímpicos.