Consejos

La importancia de un buen calentamiento para jugar Squash

Calentamiento para jugar Squash

Antes de realizar cualquier actividad física es muy importante realizar un calentamiento previo. Como ya sabrás el objetivo principal del un buen calentamiento para jugar squash es prepararte física y mentalmente ya sea para un entrenamiento o una competición próxima. Para ello lo mejor será realizar un calentamiento gradual con el cual tu temperatura corporal aumentará gradualmente y con ello incrementará el flujo de sangre en los músculos necesarios induciendo un mayor rendimiento.

Entre ellos podemos destacar: – Una contracción y relajación más rápida de los músculos; – Mejoras en la velocidad y en el tiempo de desarrollo; – Una recuperación más rápida; – Reducción del riesgo de lesiones debido al aumento de la temperatura muscular. Asimismo debes tener en cuenta que todo esto proviene de un calentamiento con movimientos multidireccionales y de una actividad aeróbica ligera que aumenta la frecuencia cardiaca, el flujo sanguíneo, la frecuencia respiratoria y la temperatura muscular. No obstante debes recordar que todo esto debe de ir acompañado de una serie de estiramientos adecuados. Pero no debes de olvidar que lo más importante es aumentar la movilidad y el rango de funcionalidad de movimiento en las articulaciones.

Entonces, ¿en que orden debo realizar un calentamiento adecuado para jugar squash?

Como jugador activo de squash te diré que el calentamiento idóneo para jugar squash debe constar de tres partes que deben de durar alrededor de 5-7 minutos cada una.

1) Ascenso del pulso:

Consiste en elevar la temperatura corporal y la frecuencia cardiaca.

2) Flexibilidad dinámica y activación muscular:

Aumenta el rango de movimiento de las articulaciones y activa los músculos clave.

3) Aumento del pulso secundario o especifico:

Mejora el ritmo cardiaco y prepara al cuerpo para la sesión. Ahora que ya sabes como realizar un buen calentamiento solo me falta decirte que estas áreas se siguen y complementan comenzando con un movimiento ligero para calentar los músculos y aumentar la frecuencia cardiaca, seguido de un conjunto de movimientos que activen los músculos recién calentados y preparados para terminar con algunos movimientos específicos de mayor intensidad.